Escribinos a carlismoar arroba gmail.com

Desde "Carlismo Argentino" los alentamos a participar en esta campaña de AICA

jueves, febrero 02, 2012

In memoriam

Con bastante demora y pidiendo disculpas por ello, transcribimos a continuación el siguiente obituario que recibimos.


El pasado 16 de junio de 2011 falleció el veterano requeté hispano argentino Luis Muro de Nadal. 

Su padre, Bernabé Muro, había emigrado a la Argentina desde España en la década de 1880 y era el propietario de la tradicional sastrería Casa Muro, en la esquina de las calles Bartolomé Mitre y Maipú, en la Ciudad de Buenos Aires, con la que había hecho una digna fortuna. Viajó a su país natal para buscar mujer y allí conoció y casó con Mercedes de Nadal. 

Uno de los hijos de la pareja fue Luis, que nació en España en 1915. Pero, a los 2 años, vino con sus padres a la Argentina. Aquí se hizo un argentino más. Asistió al Colegio del Salvador, de los padres jesuitas, y fue miembro de su Congregación Mariana. 

Mientras estudiaba Ingeniería, estalló el Alzamiento Nacional en España y sintió que la Patria, amenazada por el comunismo internacional, estaba en peligro. Abandonó todo y partió clandestinamente hacia la Península Ibérica en noviembre de 1936 para unirse a las fuerzas nacionales. 

Tras grandes vicisitudes, junto con otros compañeros y amigos hechos en el camino, alcanzó finalmente la zona nacional en Sevilla. Se unió al Requeté y, con éste, formó parte de la Columna Redondo. Allí fue conocido como el “requeté argentino”, ganándose el aprecio de los demás combatientes tradicionalistas. 

Peleó en el frente durante los siguientes tres años de la Cruzada. Y, terminada la contienda, regresó en 1940 a su patria adoptiva para retomar sus estudios. Se graduó como Ingeniero Civil y comenzó a trabajar en su especialidad. 

Conoció a Olga Gagliardi, con quien se casó en 1944. Junto con ella, además de criar 6 hijos, fue uno de los fundadores del Movimiento Familiar Cristiano en la Argentina. Fue también uno de los miembros fundadores de la Asociación Católica de Empresarios (hoy Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa, ACDE). Dicen que era un buen jugador de tenis y de golf. Además, desde muy joven se dedicó a la navegación deportiva. 

En su vejez se dedicó a visitar enfermos en los hospitales públicos porteños. 

Falleció a los 96 años de edad. La misa de cuerpo presente fue celebrada en su casa de San Isidro por el R.P. Ignacio García Mata S.J. Lo sobreviven sus hijos, y numerosos nietos y bisnietos, residentes en la Argentina, España, los Estados Unidos, Méjico y República Dominicana. 

[Fotografía: Detalle de la publicada en la revista del Club Náutico San Isidro, nº 274 de diciembre de 2010.]

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que Nuestro Señor Jesucristo lo tenga en Su Gloria.
Que su familia mantenga vivo su recuerdo como ejemplo de dignidad para las nuevas generaciones.

Tracertain dijo...

Que en paz descanse, y consuelo para su descendencia.-

La Tradición es la Esperanza

La Tradición es la Esperanza
Ayer

Y hoy