Escribinos a carlismoar arroba gmail.com

Desde "Carlismo Argentino" los alentamos a participar en esta campaña de AICA

viernes, septiembre 21, 2012

Nuevo atentado a la memoria de Hugo Wast

A través de amigos y correligionarios santafesinos nos enteramos hace un tiempo de la intención de quitar el nombre de don Gustavo Martínez Zuviría, mejor conocido por su seudónimo "Hugo Wast", a la calle de la ciudad de Santa Fé de la Vera Cruz que lo recuerda. Es ésta una nueva afrenta contra el gran autor católico argentino, como la acontecida en la ciudad de Buenos Aires cuando le retiraron el nombre a la Hemeroteca de la Biblioteca Nacional por él creada y al intento de su Córdoba natal.

Traemos a continuación dos cartas enviadas a los diarios santafesinos por dos de los numerosos nietos que tuvo Martínez Zuviría, donde se explican bien los turbios manejos de los "democráticos" y anti-discriminadores para borrar a Hugo Wast de la historia de las letras argentinas que supo honrar.  A los carlistas la figura del gran escritor nos es muy cara, no sólo por sus indudables dotes literarias y ortodoxia doctrinal, sino por sus vínculos con el tradicionalismo hispánico en estas tierras (con  Oller, de Mas, Alcaraz, el P. Marzal, Carbia, el P. Vizcarra, entre otros) y en Europa (incluso con Don Jaime y Don Alfonso Carlos).

Como decía hace tiempo el presidente del comité ejecutivo de la Exposición del Libro Católico, Manuel Outeda Blanco, hablando de lo acontecido en la Hemeroteca Nacional, "en la Divina Comedia, en los pasajes sobre el infierno, el Dante coloca en el lugar más abismal y tenebroso a los desagradecidos". Por eso y por lo dicho antes, desde aquí, sumamos nuestras voces al justo reclamo  de los santafesinos honrados y rechazamos esta nueva afrenta a la memoria de un gran católico argentino.


¿Homenaje o lapidación? Otra vez con Hugo Wast

Gustavo Zenón Sonzini Astudillo (*)

Me acerco a este diario con la intención de hacer conocer a la opinión pública lo heterogéneo del pensamiento en las instituciones de nuestro país. Los días 17 y 18 de agosto de 2012 se llevó a cabo el Primer Congreso Nacional sobre escritores argentinos, en homenaje a Hugo Wast -en el cincuentenario de su fallecimiento (1883-1962)-, organizado por el Instituto de Formación Católica ‘Alfredo Bufano‘ de San Rafael de Mendoza.

Gustavo Martínez Zuviría, -conocido mundialmente como Hugo Wast- fue un novelista cordobés considerado en su tiempo el escritor argentino que más libros vendió en el mundo. Traducido a casi todos los idiomas e incluso a varios dialectos, fue premiado por la Real Academia Española de la Lengua que lo distinguió en 1918 con su premio Quinquenal, diploma de honor, medalla de oro y membrecía, por la publicación de Valle negro. Entre sus numerosos premios y distinciones, fue merecedor en 1926, del Gran Premio Nacional de Literatura Argentina por Desierto de piedra.

El congreso realizado en la provincia de Mendoza tuvo amplia cobertura en numerosos medios periodísticos, con gran repercusión y contó con la participación de grandes figuras del mundo literario de nuestro tiempo. Los que defendemos la obra de este gran escritor, difundiendo su maravilloso trabajo y negando a rajatabla las calumnias que le dedican, sentimos que de alguna manera eventos como éste pueden considerarse como los esperados y merecidos ‘propósitos de enmienda‘ en desagravio de las perversas injurias que pretenden mancillar la imagen de esta figura literaria que llenara de gloria las letras argentinas.

Al día siguiente de clausurado el congreso, el domingo 19 de agosto ppdo., desde la oficina del Distrito Noroeste del Municipio de la Ciudad de Santa Fe, se organizó una volanteada casa por casa con un grupo de vecinos para ‘informar‘ al barrio sobre la iniciativa del INADI para rebautizar una vez más una calle que lleva el nombre del escritor, accionando con el falaz pretexto del supuesto ‘antisemitismo‘ del novelista, y ocultando así sus verdaderos y obscuros motivos. Siete días después obligaron a los vecinos a concurrir a mesas de votación en la esquina formada por las calles Hugo Wast y 12 de Octubre, entre las 9 y las 13 del domingo 26 de agosto de 2012, para que optaran en entre tres nombres para el cambio: Rodolfo Walsh, Pocho Lepratti y Octavio Duarte. Nombres ‘propuestos por los estudiantes‘ del lugar, sin que existiera la opción de mantener la vigencia del nombre actual.

¿Cómo podrían estos estudiantes ‘escrachar‘ la obra de Hugo Wast, que obviamente no conocen, si es más fácil conseguir sus libros en París que en Buenos Aires? ¿se sabe que en nuestro país Hugo Wast está ‘de hecho‘ proscripto? Ahora que se han cumplido 50 años de su muerte y la reedición de sus libros es por tanto de libre albedrío, sus obras abarrotan las estanterías de las grandes librerías del mundo que ven el fantástico resurgir de este escritor y novelista que enalteciera a las letras argentinas y sudamericanas.

Sólo pretendo con estas líneas poner de manifiesto la ambigüedad del accionar de distintas instituciones de nuestro país, ya que en una franca superposición de los tiempos, por un lado se organiza el Primer Congreso Argentino de Escritores en homenaje a Hugo Wast y, por el otro, en simultáneo, a través de un proceder solapado y muy bien orquestado, pretenden una vez más cambiar el nombre de una calle identificada con su seudónimo. Algo parecido había ocurrido en diciembre de 2010 en en barrio Cerro de las Rosas en la ciudad de Córdoba, a instancias de grupos afines a los que ahora impulsan la propuesta en Santa Fe, pero no pasó de un intento fallido y sin mayores consecuencias.

(*) El autor de este comentario es arquitecto y nieto de Gustavo Martínez Zuviría (Hugo Wast).

----

Para juzgar a Hugo Wast hay que conocerlo.

Prudencio Martínez Zuviría

Con asombro he tomado conocimiento que gente del Inadi, junto a miembros de la Daia, intentan cambiar el nombre de la calle Hugo Wast de esa ciudad [Santa Fe], seudónimo del Dr. Gustavo Martínez Zuviría, mi abuelo.

El año pasado vivimos en las ciudad de Córdoba una historia parecida y con los mismos protagonistas. Tal vez ahora cambien los nombres pero no los grupos. En aquella oportunidad no tuvieron éxito, ya que se pudieron aportar fundamentos que dieron por tierra con las mentiras dichas contra el querido novelista. Lamentablemente esta gente ataca y demoniza la figura de Hugo Wast sin, por lo general, haber leído su obra ni conocer su persona.

Nuestra familia siente y vive a Santa Fe como algo propio, ya que llevamos en nuestras venas sangre de antiguas familias que protagonizaron la historia vieja de Santa Fe. Vayan pues algunos datos.

Gustavo Martínez Zuviría nació en la ciudad de Córdoba el 23 de Octubre de 1883, siendo su padre el prestigioso jurisconsulto Zenón Martínez Cabanillas, de larga trayectoria en su querida provincia mediterránea y que de niño estudiara en el prestigioso colegio jesuítico de la Inmaculada Concepción, en la ciudad de Santa Fe. Allí trabará amistad con otros jóvenes estudiantes que luego alcanzarán notoriedad como escritores y políticos; entre ellos, Juan Zorrilla de San Martín, Miguel Ángel Cárcano y José Gálvez, quien siendo gobernador de Santa Fe invitará a don Zenón a su provincia para que se incorpore a la flamante Universidad de Santa Fe. Martínez aceptará el convite; llegará a viudo y con dos pequeños hijos, y se afincará allí hasta su muerte.

Durante esos años, el conocido jurisconsulto ejercerá tres veces el rectorado de la universidad provincial, y será decano de su Facultad de Derecho. También ocupará los cargos de Defensor de Menores en Rosario y Santa Fe, juez del Crimen, juez en lo Civil y Comercial, camarista, convencional constituyente, diputado, senador y presidente del Superior Tribunal de Justicia de Santa Fe. En ese tramo de su vida, volverá a contraer nupcias con la joven santafesina Margarita Gálvez, hermana de su viejo amigo.

A su vez, la madre de Hugo Wast era doña Carolina de Zuviría, nieta de un ilustre abogado y tribuno salteño, el Dr. Facundo de Zuviría, bisabuelo de Hugo Wast, redactor de la primera Constitución de Salta, senador, canciller, ministro de Justicia e Instrucción Pública y presidente del Congreso General Constituyente que en 1853 sancionó la Constitución Nacional en la ciudad de Santa Fe.

El joven Hugo Wast ingresó al Colegio de la Inmaculada Concepción, como antes lo había hecho su padre. Allí se educó y formó, recibiéndose de bachiller en 1901. Fue designado primer bibliotecario de la Universidad de Santa Fe y, al año siguiente, inició en esa casa la carrera de Derecho. Se recibió de abogado en 1907 y ese mismo año actuó como secretario de la Asamblea Constituyente de Santa Fe. Al año siguiente contrajo matrimonio con la joven santafesina Matilde de Iriondo Iturraspe, y también obtuvo una plaza de profesor en el Colegio Nacional Simón de Iriondo de Santa Fe. Más adelante enseñará la asignatura de Sociología, de reciente creación, en la Universidad de Santa Fe.

Fue uno de los fundadores del Partido Demócrata Progresista en 1914 y al año siguiente integró la fórmula Thedy-Martínez Zuviría que perdió las elecciones provinciales.

En 1916 obtuvo por oposición la cátedra de Economía Política en la Universidad de Santa Fe y fue elegido diputado nacional por esta provincia. Ese mismo año su novela “La Casa de los Cuervos”, que habla de la historia santafesina, ganó el primer premio del Ateneo Nacional.

En 1922 renunció al partido Demócrata Progresista por el carácter anticatólico que había tomado la agrupación, pero manteniendo la gran amistad que lo unió siempre a don Lisandro de la Torre.

En 1923 la Real Academia Española premió con medalla de oro (el máximo premio en lengua española) a su obra “Valle Negro”. Y tres años después el gobierno argentino le otorgó el Gran Premio Nacional de Literatura por su obra “Desierto de Piedra”. Un lustro más tarde, la Real Academia Española lo designó académico correspondiente. También fue nombrado miembro de número de la Academia Argentina de Letras.

Su vasta obra literaria lo convierte en uno de los escritores argentinos más premiados, como asimismo el que más libros escribió y vendió en la historia de las letras argentinas. Sólo en nuestro país vendió más de 3 millones de ejemplares, y otro tanto en los 15 idiomas a los que fue traducido, además de haber sido en su tiempo el escritor más leído en el mundo de habla hispana.

Este abogado católico, que tenía dos doctorados y hablaba varios idiomas, integró muchas instituciones, entre ellas la Academia Colombiana de Letras, fue miembro de número del prestigioso Instituto de Investigaciones Científicas de Madrid, presidente de la Comisión Nacional de Cultura, director de la Biblioteca Nacional durante 24 años (1931-1955). Durante su dirección -que fue la segunda más larga después de la de Paul Groussac-, el acervo literario y documental creció de poco más de 200.000 libros a más de 700.000, con las mejores colecciones. Fue el creador de su hemeroteca.

La gente del Inadi y la Daia lo ataca diciendo que Hugo Wast fue antisemita y nazi por dos de sus novelas: “El Kahal” y “Oro”. Nada más lejos de la verdad y tan próximo a la mentira.

Dichas novelas fueron “prohibidas en la Alemania nazi”, por que sus autoridades no aceptaban que Hugo Wast tratase en sus obras la cuestión judía desde una óptica católica. Es decir, desde un punto de vista bíblico y no racial, como ellos pretendían. La consecuencia de su rotunda negación como católico a aceptar ese planteo, fue su prohibición por los nazis bajo la acusación de que mentía en sus obras. Esto es importante saberlo y decirlo.

Desde Berlín se le informaba el día 3 de Mayo de 1939 lo siguiente (textual): “La obra del Sr. G. Martínez Zuviría 'Oro' traducida por el Dr. Wurschmith ha sido objetada por las autoridades. En consecuencia es imposible editar el libro en Alemania con su actual redacción. Sobre todo la última parte del libro, es contraria a las formas alemanas del problema del judaísmo, que únicamente ha sido contemplado desde el punto de vista de las razas”.

Ante esa situación, el escritor les escribió diciéndoles que no aceptaba bajo ningún concepto que el tema de los judíos fuera tratado como algo racial, ya que él como católico jamás lo podría aceptar de esa forma.

Las autoridades nazis le contestaron otra carta. Allí, entre otras cosas, le decían, (textual): “Berlín, 27 de junio de 1939. Hemos recibido su carta del 3 de junio... Como hilo rojo corre a través de todo el libro la cuestión judía tratada como un problema religioso. Este modo de ver se lo considera actualmente en Alemania como una ‘falsificación’. Nos veríamos obligados a cambiar el libro en todos esos lugares en que se considera al judaísmo una secta religiosa y no como una raza con características indelebles...”.

Gustavo Martínez Zuviría fue condenado y perseguido por haber escrito “El Kahal” y “Oro” bajo el pseudónimo de Hugo Wast, pero lo realmente imperdonable en Hugo Wast a los ojos de sus perseguidores consiste en que el protagonista de esta novela, de origen judío, se convierte al catolicismo.

Hugo Wast no profesaba enemistad hacia los judíos -como sus detractores señalan-, porque eso era inaceptable para un católico practicante como él, sino que combatió a los enemigos de la Iglesia sin temer las consecuencias, porque su fe era fuerte, su amor grande y su coraje admirable.

Lo llamativo es que los que pretenden quitar su nombre de la calle Hugo Wast no mencionan su inmensa obra literaria, ni todo lo que hizo y dio por ésta su querida Santa Fe, ciudad a la que amó y en donde encontró su primer y único amor, una santafesina que le daría trece hijos y casi sesenta nietos.

Hugo Wast, en Flor de durazno, Córdoba, con parte de sus nietos mayores.FUENTE: Página Hugo Wast en Facebook

1 comentario:

Don Quijote dijo...

Pues entonces hoy más que ayer y más aun que nunca debemos reivindicar su nombre, su obra y su espíritu.

Un abrazo en Cristo desde tierras Castellanas.

La Tradición es la Esperanza

La Tradición es la Esperanza
Ayer

Y hoy