Escribinos a carlismoar arroba gmail.com

Desde "Carlismo Argentino" los alentamos a participar en esta campaña de AICA

miércoles, marzo 21, 2007

La dificultad monárquica

Para un argentino, como creo que para cualquier hispanoamericano, el principio monárquico del Carlismo puede presentar una dificultad. En este sitio “Carlismo Argentino” iremos publicando una serie de notas sobre esta cuestión con el fin de quitar prejuicios, reconocer su vigencia subyacente en la sociología y psicología de la sociedad argentina y explicar los principios de la monarquía tradicional en cuanto puedan ser poco comprensibles en nuestro medio. Desde ya, recomendamos la bibliografía de la Biblioteca Digial Carlista en el sitio de la CTC.

Pero siendo la Historia “maestra de vida” al decir de Cicerón, qué mejor que comenzar con un artículo del reconocido genealogista e historiador (simpatizante del Carlismo para más) Don Bernardo Lozier Almazán. La revista virtual del Centro de Estudios de la Realidad Nacional de la Universidad Católica de La Plata, dirigida por Fernando de Estrada, publica en su número 28 (enero – marzo de 2007) la primera parte de una “Reseña histórica de los proyectos monárquicos en el Río de la Plata”.

Con maestría, Lozier Almazán explica el famoso “complot” carlotista que, bajo la guía de Manuel Belgrano, pretendía coronar a la princesa Carlota Joaquina de Borbón como reina del Río de la Plata. Paso seguido, el historiador sanisidrense nos ejemplifica el sentir monárquico del pueblo argentino aún tras la llamada Revolución de Mayo (1810) en el también famoso suceso de la borrachera del patricio Atanasio Duarte que, al proclamar a Saavedra “rey de América”, dio inicio a la pelea entre morenistas y saavedristas.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado,quiero ver si ahora entendí con lo poco que he leído¿Uds defienden fielmente desde 1700 la monarquía de los Reyes Católicos? Carlos II muere sin descendencia directa(hijos)dejando el legado a su pariente Felipe Anjou,nieto de Luis XIV,rey de Francia.Nace así en España esta nueva dinastía francesa de los Borbones,su nuevo soberano...Felipe V(el nacimiento de la llamada alianza franco-española).Ahora entiendo porque una vez un español me dijo en tono despectivo,refiriendose a Juan Carlos,"¡Ese es francés!!".En Chile se cumple el bicentenario,a raíz de esto se hizo una serie televisiva sobre nuestros patriotas,se muestra en una de ellas a San Martín,vuestro procer y entre su tropa a carlistas(se vieron banderas carlistas)contra los realistas apoyando a O´higgins.Si no existe error histórico con respecto a esta representación cinematográfica,deduje que carlistas vieron en este conflicto una oportunidad para 'demostrar su antipatía'hacia el reinado de los Borbones,inspirados por un sentir absolutamente monárquico,ajeno a las conductas del patriotismo americano y también,aunque parezca contradictorio,al patriotismo de la España'franco-española,digo 'contradictorio'ya que España era invadida por las fuerzas Napoleonicas que debilitaban el reinado de Fernando VII.En cuanto al tema que aquí está planteado,que se puede decir,hoy menos que nunca se puede dudar o ridiculizar este reclamo de sentir monárquico de un pueblo hispano-americano,curiosamente leí sobre el Escudo de Armas de la princesa Letizia,destacan en su árbol genealógico los ilustres apellidos de los Ortiz de Vergara y Ortiz de Zárate,ambos llegados a tierras Argentinas,¡Sepa Dios por donde dieron con tal parentesto para darle lustre aristocrático a la princesa!Con esto,lo que sí es claro,que lo más seguro es que la sangre del Cid Campeador,Alfonso el Sabio,está más presente en la sangre de un latino americano que en la de un Borbón.(ruego a ud que me corrija en mis apreciaciones por interno,ya sabe mi e-mail,donjulianestero@hotmail.com.Saludos

Anónimo dijo...

En Chile,al gobernador García Carrasco,los españoles ya en pugna con este,lo acusaron de ser partidario de Carlota Joaquina de Borbón y traidor a Fernando VII.Dice textualmente el historiador Fco.Frías Valenzuela:'Los criollos explotando en su favor este conato de división entre el elemento peninsular,envolvieron a Carrasco y a los pocos adictos que le quedaban en el apodo de 'carlotinos',con el significado de desleales al rey y a la junta que declaraba gobernar en su nombre'.Ahora bien,parece que este gobernante,bajo la asesoría del "argentino" J.Martinez de Rozas,siempre se mantuvo fiel a Fernando VII,por lo menos así lo confirman cartas dirijidas hacia España.Pd:Creo que me fuí muy atras con lo de Carlos II,por eso no me calzaba la conducta carlista en los tiempos de nuestra independencia.Todo comienza en 1830 con Isabel II y el Infante Carlos V(Carlos María Isidro)Ahora sí me queda todo más claro y que puedo decir...¡a leer más¡(Perdón por contaminar su blog con tanta ignorancia).Un Saludo

E T dijo...

Como fenomeno historico concreto, el Carlismo es cronologicamente posterior a las guerras de independencia hispanoamericanas entre una y dos decadas. La bandera de la Cruz de Borgonia estuvo presente en ambos ejercitos ("realistas" y "patriotas"), junto a la de los Borbones y divisas religiosas (y tambien, todo hay que decirlo, revolucionarias).

No debe confundirse el Carlotismo con el Carlismo. Tambien hay veinte anios de diferencia. El Carlotismo fue un fenomeno hispanoamericano, fogoneado por Inglaterra. El Carlismo fue un fenomeno originalmente peninsular (aunque con focos poco estudiados en el resto de la Hispanidad) y que conto con la oposicion de Gran Bretania y Francia que incluso enviaron legiones a pelear junto a los cristinos/isabelinos/liberales.

Ahora bien, en cuanto al tradicionalismo hispanico, ahi si es posible encontrar coincidencias. Aunque creo que en el caso Hispanoamericano el tradicionalismo y el liberalismo atravesaban transversalmente a los "partidos" realista y patriota. Muchas veces la postura contrarrevolucionaria de los realistas escondia principios absolutistas e ilustrados, asi como otras una verdadera devocion hacia la tradicion. Del mismo modo, entre las filas "patriotas" uno puede encontrar que la postura revolucionaria era en el fondo un anti-afrancesamiento y una lucha por la restauracion de las libertades y tradiciones de la America Hispanica; asi como verdaderos alteregos de Voltaire y Rousseau.

En cualquier caso, lo cierto es que las independencias rompieron la "pax hispanica" que reinaba sobre la Hispanidad, condenando a estas regiones a decadas de guerra civil, fracturas territoriales y dependencia de Inglaterra y (mas tarde) los EE.UU.

La Tradición es la Esperanza

La Tradición es la Esperanza
Ayer

Y hoy